May 21

Ayer volvimos de Madrid. En un viaje repleto de Magia y sincronicidades.

Para los PRACTICANTES DE SUEÑOS que compartieron conmigo el Taller del sábado, darles de nuevo las GRACIAS y decirles que Sergio pudo llegar a casa.

Y para los que no estabais allí contaros que a última hora, en la rueda de cierre final del Taller, Sergio, que estaba sentado a mi lado cuidando de Elvis (ya de 9 meses), lanzó un alarido y cayó redondo… Con las manos en la espalda.

Por sincronicidades fue a caer de morros junto a una barrita de Arnidol, que quizás Elvis había sacado de mi bolsa. Es como una especie de barra pinta labios pero que contiene Árnica y harpagocitos y que sirve para aliviar el dolor y las contusiones de la piel.  Uso este recurso mágico con los niños a menudo. Pero hasta entonces no con Sergio. Sorprendida, pero con el mismo mimo que gasto con los niños, se la apliqué generosamente por las lumbares.

-“Parece que Sergio también quiere decir algo”- dijo una Practicante de Sueños

-“Ya no sé cómo llamar la atención”- dijo el propio Sergio, divertido, completamente espachurrado en el suelo…

Y yo que no creo en las casualidades, que siempre trato de escuchar lo que me está diciendo la Vida, vine a parar al mismo punto en el que ando últimamente dando vueltas: que en la crianza respetuosa una gran sombra es la pareja.

De hecho, es mi gran agujero negro.

La pareja como sombra porque no nos damos cuenta, ciegas muchas mujeres renacidas como madres, y ciegos muchos hombres renacidos como padres, que tendemos a desequilibrar la balanza y a descuidarnos. Ejerciendo violencia invisible para con nuestro compañero o compañera de viaje. Esa violencia que no da respuesta a las necesidades del otro.

Digo también que la pareja es mi agujero negro por ser ese aspecto de mi misma donde a menudo, por no estar ubicada en el lugar sistémico adecuado, me desvitalizo o dejo de percibir todo el torrente de energía que me corresponde.

De pequeña vi a mi madre dedicarle toda su mirada y su energía al trabajo y sobretodo a la pareja. Ella es una mujer que cuida mucho del hombre que está a su lado. Y eso es algo que de algún modo siempre me incomodó.

Ahora comprendo que algo dentro de mí hizo la lectura equivocada de esta vivencia infantil… Como si en ese sentirme fuera, yo entendiera que era cuestión de elegir: O la pareja o los hijos.

Como si no fuesen compatibles.

Y yo elegí a los hijos. Seguramente para tratar de compensar la propia vivencia infantil. Sin darme cuenta de que eso también era desequilibrio y desatención. Para con mi pareja, para conmigo que tanto me nutro de ese compartir complicidades con mi compañero de Vida e incluso para con mis hijos. Pues los hijos se nutren del Amor de sus padres. De ahí provienen y esa es la matriz que más les nutre.

Los niños me necesitan. Pero me necesitan feliz, nutrida, disponible y presente.

Yo sé cuanto tiene que ver Sergio en que yo me encuentre así.

Desde el Amor compartido con mi pareja, yo surjo nutrida y capaz de ofrecer lo mejor de mi misma a mis hijos y al mundo. Y no hablo solamente del acto sexual, hablo de cómo me nutre cada instante de unión con forma de conversaciones, miradas, bromas, besos o abrazos en el día a día.

Sergio es mi mejor amigo, quien mejor me conoce y con quien más yo misma me siento.

Pero también es quien a menudo dejo para el cuarto puesto en el ranquing…

Es cierto que tampoco dispongo de mucho tiempo para mi misma y que además procuro atender las necesidades de mis tres hijos pequeños… Pero yo siento que hay algo desajustado, dentro de mí. Quizás simplemente la mirada.

Tan pegada a mis hijos, necesito caminar un paso hacia atrás para poder incluir a mi compañero –además de a mis hijos- en mi mirada. Y me da a mí que ese re enfoque también beneficiará a mis hijos.

En las parejas que tienen hijos y que el apego madre-bebé es visto como un mero obstáculo a saltar, donde se da importancia tempranamente a recuperar el tiempo en pareja, se tiende a desatender las necesidades de los niños a favor de las del padre. En la sombra está esa violencia ante las necesidades infantiles.

Pero en la crianza con apego a veces se tarda tanto en volver la mirada a la pareja, que cuando se mira puede que se esté ya tan lejos y desvitalizados…

La pareja, tras la llegada de los hijos necesita reconstruirse. Y necesita ser considerada como valiosa y Sagrada. El Amor de la pareja es la fuente que da de beber a toda la familia.

Yo no lo viví así de niña, porque mi sensación era que mis padres se miraban tan de cerca que en su perspectiva yo no estaba incluida…

Ayer de nuevo Sergio y su dolor de espalda me hicieron caer en la cuenta de que aún necesito seguir reajustándome… No es fácil, sin demasiados referentes a los que agarrarme… Pero ahora siento claramente que es vital y prioritario.

A Sergio le dolió la espalada en medio de un Taller que yo ofrecía sobre vivir y llevar a la práctica aquello que anhelamos. Simbólicamente la espalda está relacionada con los apoyos.

Entre las muchas cosas que me dijo esta experiencia, surgió esta gran pregunta: ¿Apoyo a mi pareja para que viva sus Sueños?

Titubeé mentalmente.

Cuando llegue a viejita y esté al lado de Sergio quiero poder responder claramente que sí, que estuve a su lado todo este tiempo para contribuir a su felicidad, para apoyarle en vivir todo aquello para lo que ha venido a brillar en este mundo… Sea eso lo que sea.

Apoyándole en SUS Sueños, en los que tienen que ver con él y con lo que le hace vivir pleno y satisfecho.

Si me hubiera hecho la pregunta: ¿Apoyo a mis hijos para que vivan sus Sueños? La respuesta afirmativa brotaría con más facilidad…

Ese respeto, esa libertad y esa confianza por la Vida de mis hijos, a menudo se transforma en control cuando me dirijo a su padre…

Esa es mi incoherencia. La parte de mí que necesita transformarse. El lugar donde el Amor pequeño necesita expandirse y convertirse en un Amor grande, incondicional. Amando de veras lo que el otro ES y me muestra. Pues aunque no tengo dudas de lo muchísimo que quiero a mi pareja, podría asemejarlo a ese querer a los hijos que recorta sus alas en lugar de animarles a desplegarlas…

Aquí está mi gran tarea. Y lo curioso del caso es que elegí nacer de una maravillosa mujer de quien tengo mucho que aprender de su entrega y disponibilidad para con su pareja.

Pero como todo siempre guarda su perfección, agradezco las elecciones que tomé hasta ahora en mi camino. De nada me arrepiento. La Vida son experiencias cosidas a una y yo no quisiera recortar ninguna. Tan solo me digo que ahora llega el tiempo de extender mi mano y cogerme a la mano de mi compañero de Vida. Ese con quien hace justo una semana celebramos 18 años juntos (más tiempo juntos que solos en nuestras Vidas). De su mano, que es lo que me pide el corazón y el cuerpo, si me paro a escucharlos…

Se me ocurrió así también, que de vez en cuando, en este Despertar en la Luz Cuidando del Alma Infantil podría dedicarle palabras y energía también a la pareja. A la importancia de escuchar y atender las necesidades de otro adulto… No solamente las de los niños.

Y por supuesto también – para equilibrar toda la balanza- escribir y poner energía al Cuidado de quien Cuida. A ese Amor y ese respeto por una misma… Ese dar valor e importancia a los propios Sueños…

Tengo en mi bolsillo la barrita de Arnidol y me gusta imaginarla como una extensión de mi cuidado, disponible para acompañar a toda la familia (aunque en un principio la compré pensando solamente en los pequeños).

Sergio estará tres días de reposo en la cama. El médico se lo ha recomendado esta mañana. Y yo por mi parte voy a tomármelo como una gran oportunidad que me regala la Vida para cuidarle.

¡Abrazos y GRACIAS por leerme! (A mi me hace tanto bien escribir…)