May 5

A Sara, Toni, Clara, Michelle y Lilah con todo mi Amor.

 

Hermosa criatura,

Me acerco de la mejor manera que sé a darte las Gracias.

Tu madre cuando me anunció emocionada que recién estabas anidando en su vientre, ya se refirió a ti diciendo “un ángel nos ha elegido como papis”.

Ahora acabas de decirles adiós, tras 20 semanas habitando dentro ellos, dentro de tu madre y en el corazón mismo de toda la família.

Sobra saber. Saber por qué te marchaste antes de lo que teníamos los demás previsto para ti.

La Vida siempre nos muestra una tonalidad que no teníamos prevista…

Es como si solo pudieramos ver por un pequeño agujerito y nos perdiéramos -desde nuestra mirada humana- la gran totalidad de lo que son las cosas.

Ahora ya no estás en el cuerpo de una niñita. Tu intuitiva madre siempre supo que eras una niña, aún antes de mirarte. Porqué sí quiso mirarte y sostenerte para que su cuepo pudiera despedir al tuyo.

Tu querida madre te dio a Luz y te sostuvo como al resto de tus hermanos.

Y tu querido padre estaba allí,  te dio la bienvenida y te despidió.

Ambos sacaron fuerzas de donde no sabían que existían.

Mi corazón se abre y se expande cuando pienso en vosotros. En todos y en cada uno.

Cuando tu madre me contó que te habías marchado, algo en mí se mudó también. En una actitud muy humana, yo me agarré a la Vida, achuché a mi bebé Elvis de 9 meses y le di las gracias a los ojos. Gracias a cada uno de mis hijos y también al sol y al viento. Su padre me parecía aún más hermoso y el día más regalo…

Gracias pequeña Lilah…

Gracias por recordarme que la Vida es mucho más de lo que vemos y que lo que de veras importa está y estará siempre en nuestras manos: la capacidad de Amar.

Gracias querida Lilah…

Tú sabes que no existirá el olvido, que para siempre serás uno con tu familia. Que por tiempo que pase tu madre, tu padre y tus hermanos mantendrán vuestros lazos mientras vivan.

Yo se que tu sigues muy cerquita suyo, iluminando sus noches y también sus días.

Eres Luz, eres Amor, eres un Ángel en su camino.

Gracias Ser de Luz Lilah…

 

Nota:

A veces la gente cree que es mejor no hablar de los que se han ido, por temor a aumentar el dolor para los que dijeron adiós. Pero las palabras ayudan a dar forma a lo que ya estaba dentro de nosotros y necesitaba ser nombrado y expresado. Para liberarse y transformarse, con acompañamiento, escucha y tiempo.

Las madres que han perdido a sus bebés dentro o fuera de ellas necesitan que las personas que las acompañen puedan sostenerlas y acompañarlas en su gran dolor. No necesitan que las distraigan tempranamente. O que nadie quiera hablar más de quienes se marcharon.

Hay un lugar que nadie más podrá ocupar, que necesita ser reconocido, nombrado, honrado y agradecido dentro de una família que ha despedido a un hijo.

Las madres que tenemos más de un hijo sabemos que nunca se ama igual a cada uno de ellos. Nuestro corazón se abre con cada nuevo ser y crecemos en amor. Ya no volvemos a ser las mismas que fuimos antes de que anidara en nosotras…