Dec 1

Me compartes que un niño se muestra agresivo en la Escuela
Aunque comprendo tu falta de recursos, de medios a tu alcance para cuidar de la AFECTIVIDAD de tod@s y cada un@ tus alumnos…

Para mi la situación se reduce a formularte una pregunta…

Podemos enjaular a ese niño todo lo posible para sentirnos todos más seguros…
Podemos tratar de anularlo y hasta intentar que se vaya…

Pero también podemos apostar por él… y acompañar su dolor… y mirarlo a los ojos…

Alguien llega a nuestras vidas que nos mueve algo especial…
como ese niño herido que siente que el mundo le da la espalda y contiene tanta rabia y dolor…

Cada Ser que se cruza en tu camino es un regalo, una oportunidad…

Nada está escrito… ni estás obligad@ a nada…

Pero en cada relación existe la misma pregunta:
¿Cuanto Amor estás dispuest@ a poner en circulación?

¿Cuanto de ti estás dispuesto a exponer para que aunque duela… sane?

Seguramente crees que es más cómoda una Escuela sin ese niño…

Una Vida sin nadie que te recuerde tu propio desamparo…

Ese niñito está justo ante ti para preguntarte si crees en él o si lo das por perdido.

Si crees que vale tu tiempo-energía-atención-afecto o si prefieres hacerlo desaparecer de tu Vida… (como tantos han decidido antes que tú)

Parece una decisión intrascendente…

Pero si supieras lo muchísimo que vale ese regalo que puedes hacer a ese Ser…

… Ni siquiera es necesario que le cuentes nada, él sabrá lo que elegiste.

Todo su Ser lo sabrá…

Siéntete libre para no obligarte -ni juzgarte- si eliges reducirlo en tu Vida a su mínima expresión…

Tú  eres un cúmulo de experiencias que te han llevado a esa elección…

Dejar brotar el Amor no es sencillo cuando con ese otro actualizamos nuestros propios miedos…

Pero aunque te parezca difícil quiero contarte un secreto…

Apostar por ese niño herido es apostar por ti mism@

Y creer en ti y en tu capacidad infinita para AMAR y SANARTE… por dolor acumulado que arrastres…

… Gracias hermoso SER por traerme el regalo de tu experiencia…

Oct 21

Ayer por la mañana tuve el regalo de una nueva experiencia junto a otras madres.

Gracias a la demanda y la iniciativa de Merche de Kebuskas, nos reunimos en su casa para vivir una especie de Tupper Mums

Aunque había ofrecido  varios talleres sobre conflictos, en diversos lugares, era la primera vez que  guiaba un “taller casero”, en un comedor familiar y con mi bebé Elvis de dos meses acompañándome…

La experiencia tuvo mucho de sentida y cercana. Nada de lo que allí se dio fue por casualidad (como ocurre siempre en todo tiempo y lugar) y vivimos juntas lo que cada una traía de su relación con los conflictos.

Desde entonces algunas frases e ideas me bailan por dentro y quisiera escribirlas para enviárselas con cariño a las mamás del taller…

Se me ocurre que así también las puedo compartir con toda aquella o todo aquel que no estuvo ayer en el comedor de Merche junto a nosotras.

Aquí  os dejo algunas palabras sobre “Los Conflictos infantiles“:

  • Una idea muy extendida que rodea al tema que nos ocupa es “cómo resolverlos”. Pero el enfoque que yo quise compartir, el que a mí me sirve, es enfocarlo desde el acompañamiento… ¿Cómo acompañamos los conflictos?  ¿Cuál es nuestra mirada ante ellos? Propongo ver los conflictos desde una mirada que los recibe y los  acoge. No una mirada que trata de anularlos, evitarlos. Un conflicto es una oportunidad para Amar y amarnos. Los conflictos vistos como regalos, oportunidades, hacia el reequilibrio, hacia el bienestar y la felicidad.
  • Los conflictos no son una pérdida de tiempo. No son algo que entorpece el camino… SON EL CAMINO MISMO. Son la gran oportunidad para acompañar de veras al otro en su dolor, en su frustración, en su ira o tristeza. ¡Qué importante es poder dejarlo todo –cualquier objetivo mental que tuviéramos antes del conflicto- para acompañarles…!
  • ¿Qué significa Acompañarles?  Viene a ser como si en nuestro interior dijéramos: “ESTOY AQUÍ…, CONTIGO…, SIN JUZGARTE… Y TE AMO” Y nuestro cuerpo –en consonancia- se parara y bajara a la altura de nuestro hijo (agachándose, sentándose…) y acogiera el cuerpo del otro, con contacto.
  • Los niños no “la lían” para fastidiarnos. Los niños tratan de reequilibrar las situaciones familiares. Sencillamente cuando algo no va en la dirección del Alma Familiar… protestan.Tras cada grito, mordedura, pelea, “rabieta”… hay un pedido de AMOR encubierto.
  • El llanto, como la risa, son mecanismos humanos para restaurar el bienestar interno. Acompañemos sin acotar el llanto infantil. Evitemos acallarles y permitamos que dispongan de ese recurso toda la vida…
  • Los hijos nos hacen de espejo y nos muestran lo que hay en nosotras. Aquello que no somos capaces de ver… ellos nos lo plantan frente a nuestras narices…
  • Pero ojo con La Culpa… Ese personaje  que tan cerquita nos acompaña a las madres… Pongamos enfoque en lo que SÍ nos gusta de nosotras como madres y pensemos en nosotras como las grandes madres que somos
  • El respeto por los niños es importante. Pero el nuestro también. No puede ser que ellos tengan todos los derechos y nosotras ninguno. Mostrar con cariño y firmeza nuestros propios límites ayuda al equilibrio familiar. A veces consentimos algo que  nuestro fuero interno dice un claro NO por evitar el conflicto… Pero eso es ejercer violencia para con nosotras mismas.
  • Es importante el Cuidado de quien cuida. No podemos dar y dar atención, presencia, a nuestros hijos sin estar nutridas. Necesitamos nutrirnos con lo que a cada una le aporte energía y reequilibrio vital. A mí me da pilas escribir. A ti a lo mejor ir a la montaña…. Y a ti una bañerita. Sea lo que sea es algo Sagrado a respetar y agendar. Pues nuestros hijos nos necesitan felices y con la energía alta a su lado.
  • La crianza con respeto se hace difícil sin la Tribu. Es tiempo de reunirnos para acompañarnos entre nosotras las madres. Los niños junto a otros niños tampoco necesitan tanta presencia de mamá y papá. Tiempo de organizar nuestras vidas en función de dónde hay tribu o crearla.

 

Las mamás del taller veréis que son sólo algunas de las muchas cosas que hablamos…

Y muchas más, que no se hablaron, siguen aún bailando dentro de mí. Pero la Vida es un pedazo de algo construido y mucho aún por hacer…

Gracias a todas,

especialmente a Merche: http://kebuskas.blogspot.com/

y GRACIAS a nuestros bebés que nos acompañaron, y a vuestros hijos y los míos (que aunque no estaban allí) nos sirvieron como excusa para conectarnos y re.conectarnos con nosotras mismas.

Abrazos

Cristina Romero